Para educadores: Apoyando estudiantes indocumentados y sus familias

Reseña

Hay muchas cosas que puede hacer para crear entornos educativos donde los estudiantes de todo origen pueden florecer social, emocional y académicamente. En particular, los maestros pueden crear entornos seguros y de inclusión para todos los estudiantes incorporando planes de estudio y actividades de clase diseñadas para cultivar la compasión y las relaciones de confianza, crear un sentido de pertenencia y reducir los estereotipos y las acciones discriminatorias.

Para los niños pequeños, las escuelas y los cuidadores deberían enfocarse en crear entornos de apoyo que les permita conectarse en forma significativa con los maestros, el personal y otros estudiantes. Sesame Street en comunidades y First 5 CA han creado un folleto para familias llamado Care, Cope, Connect (Con valentía y corazón). Abriendo Puertas publicó un video con consejos para padres sobre cómo consolar a un niño pequeño afectado por intimidación o una separación familiar potencial.

Las escuelas primarias e intermedias pueden afirmar el apoyo escolar a las familias inmigrantes haciendo participar a los estudiantes y sus familias en actividades, lecciones y muestras que reflejen y celebren la diversidad. Las escuelas y los distritos también pueden brindar a las familias información fácil de comprender sobre sus derechos y servicios legales de inmigración en su idioma principal, patrocinar eventos familiares y capacitación proporcionada por organizaciones sin fines de lucro, y asegurar que los maestros y otros miembros del personal tengan conocimiento de estos recursos (más información en la próxima sección).

Las escuelas de preparatoria pueden crear entornos acogedores e inclusivos por medio de clases especiales y actividades de liderazgo (Beyond Differences/Más allá de las diferencias). Los estudiantes mayores pueden recibir herramientas para iniciar conversaciones en su casa sobre cómo preparar a la familia en el caso de sufrir el impacto de deportación (ver la próxima sección). Por último, los estudiantes y padres de familias de inmigrantes y refugiados deben recibir asesoramiento para prepararse para la universidad, opciones de ayuda económica y alternativas para su carrera profesional.

Plan de seguridad para padres y cuidadores inmigrantes

En el clima actual, las comunidades tienen miedo y no saben qué ocurrirá en el futuro. Para ayudar a los estudiantes y sus familias a combatir el estrés que genera esta incertidumbre, la educación y preparación pueden ser herramientas útiles para empoderar a los inmigrantes y ayudarlos a hacerse cargo de la situación. Las escuelas, como instituciones de confianza para las familias inmigrantes, pueden tener un papel crítico para asegurar que las familias tengan acceso a información y recursos importantes, y que estén preparadas para posibles arrestos y/o detenciones de inmigración. Esta guía escolar del Immigrant Legal Resource Center (Centro de Recursos Legales para Inmigrantes) brinda una excelente reseña.

Para fortalecer las relaciones de confianza y permitir que los educadores puedan enterarse de las preocupaciones y aspiraciones de los padres y cuidadores, es importante tratar a las familias inmigrantes en forma culturalmente sensible. Algunas prácticas efectivas para ello son:

  • Establecer líneas directas de comunicación con los estudiantes y sus familias, tanto en inglés como en otros idiomas
  • Aliarse con organizaciones comunitarias que prestan servicios a los inmigrantes para informarles sobre sus derechos y opciones de inmigración
  • Involucrar al personal bilingüe de centros de recursos familiares, enlaces de familia y padres voluntarios capacitados para atraer y respaldar a las familias en una serie de temas
  • Comunicar ampliamente todas las políticas y resoluciones escolares y del distrito relacionadas con la inclusión, la seguridad de los estudiantes y la confidencialidad de los registros escolares

En general, las familias deberían estar preparadas, tener un plan de cuidado para sus hijos y archivos  financieros en caso de una emergencia. Estos planes incluyen tener un guardián alternativo, reunir documentos importantes y actualizar la información de contactos de emergencia en la escuela. Bajo la administración actual y dado el clima imperante, un plan de preparación familiar puede ayudar a la familia a sentirse equipada para enfrentar una emergencia en el futuro, como por ejemplo una detención inmigratoria. Un plan de preparación familiar es una herramienta útil que se debe adaptar a cada familia y sus necesidades específicas.  No obstante, si no se presentan correctamente, estos planes pueden ser abrumadores e intensificar el estrés que la comunidad ya está enfrentando. El Immigrant Legal Resource Center (ILRC) ha elaborado un “Plan de preparación familiar” integral y un seminario web complementario para poder explicar las opciones familiares.

Los distritos y las escuelas deberían establecer protocolos para garantizar la seguridad de un estudiante que está en la escuela cuando su padre o guardian  ha sido detenido por agentes de inmigración, si la escuela no puede comunicarse con el contacto de emergencia y/o no hay nadie disponible para transportar al estudiante a su casa o escuela. Todo el personal escolar y las familias deberían comprender claramente el proceso.

Como se reseña en este documento de la Children’s Partnership (Alianza de Niños) y el California Immigrant Policy Center (Centro de Política de Inmigración de California), el bienestar emocional y físico de los niños es afectado negativamente por las amenazas de deportación y el movimiento para hacer de los inmigrantes un chivo expiatorio. Las escuelas pueden brindar apoyo esencial aumentando los servicios de salud conductual en su distrito y/o remitiendo a las familias a especialistas y terapeutas de salud mental al alcance de su bolsillo.

Los empleados escolares y del distrito pueden ayudar a que los estudiantes inmigrantes y sus familias estén preparados para una emergencia organizando y/o difundiendo presentaciones y talleres dictados por organizaciones sin fines de lucro reconocidas. Los inmigrantes indocumentados pueden dudar o tener miedo de asistir un evento público destinado a inmigrantes que no están en el país legalmente, así que es importante que se ofrezcan estos talleres a todos los individuos interesados en temas de inmigración. Muchas organizaciones comunitarias que prestan servicios a los inmigrantes realizan presentaciones gratuitas de “Conozca sus derechos” para informar a familias y educadores sobre los derechos básicos de los no ciudadanos, y también hay varios recursos en línea de alta calidad. En California, puede encontrar una lista de eventos comunitarios y talleres de servicios legales en Ready California.

Los educadores pueden jugar un papel importante en remitir a los estudiantes y sus familias a asesores legales legítimos y alertarlos sobre servicios fraudulentos y explotadores. Muchas familias de inmigrantes son una mezcla de ciudadanos de EE.UU., residentes legales y personas indocumentadas que viven en el mismo hogar. Los inmigrantes indocumentados deberían recibir un “chequeo” de inmigración, para enterarse de las protecciones y opciones posibles.

Los proveedores de servicios legales de la zona pueden ofrecer clínicas o citas sin turno para que una persona pueda hablar rápidamente con un abogado e informarse de los próximos pasos para acceder a servicios.  Las escuelas y los distritos pueden ayudar a identificar servicios legales sin fines de lucro para inmigrantes, confiables y de bajo costo, por medio de los siguientes recursos en línea: Ready California; National Immigration Legal Services Directory (Directorio Nacional de Servicios Legales de Inmigración) y Catholic Legal Immigration Network (Red Católica de Inmigración Legal). Además, pueden distribuir hojas informativas sobre cómo evitar servicios de inmigración fraudulentos.

Políticas y protocolos que afectan a los estudiantes inmigrantes y sus familias

Bajo la decisión de la Suprema Corte Plyler v. Doe, que sentó jurisprudencia, todos los estudiantes a partir del jardín de niños hasta el 12avo grado (K-12) de los Estados Unidos tienen derecho a una educación pública gratuita, sin importar su condición migratoria. Este derecho se extiende a otros servicios y programas proporcionados por el sistema escolar público, como almuerzos gratuitos y programas de educación especial. No obstante, el nivel de cumplimiento con esta obligación de los distritos escolares varía mucho, y las políticas y prácticas locales han tenido un impacto significativo en la creación de entornos seguros para estudiantes inmigrantes.

Las leyes de inmigración son establecidas por la leyes federales. No obstante, en años recientes muchas jurisdicciones estatales y locales han promulgado leyes, reglamentos y políticas para aumentar o restringir la seguridad de individuos nacidos en el extranjero. Estas políticas locales no cambian las leyes de inmigración, sino que se enfocan en las experiencias y oportunidades de los inmigrantes. Si bien no hay una manera sencilla de investigar las políticas locales sobre inmigración, la National Conference of State Legislators (Conferencia Nacional de Legisladores Estatales) hace un seguimiento de la legislación sobre inmigrantes a nivel estatal, y la National Education Association (Asociación Nacional de Educación) ha hecho un mapa de los “Distritos Escolares de Zona Segura”. Las organizaciones sin fines de lucro locales sobre inmigración también son una buena fuente de información y guía.

Algunos estados y distritos escolares han respondido a preocupaciones sobre la seguridad de estudiantes y familias inmigrantes adoptando resoluciones de “Buen puerto” o “Santuario”. Estas resoluciones especifican cómo el distrito piensa implementar políticas, procedimientos, capacitación del personal y la participación de la comunidad en una serie de temas, como el proceso para compartir (o no compartir) la información de los estudiantes con los agentes de inmigración y cómo responder a actividades de las agencias de inmigración dentro de las escuelas (ver a continuación). Este artículo de EdSource da una buena reseña de estos tipos de resoluciones. Puede ver también los NEA Safe Zone School Districts (Distritos escolares de zona segura de NEA), la guía para educadores de E4FC y este aviso del National Immigration Law Center (Centro Nacional de Leyes Migratorias).

Según las pautas federales, “la condición de inmigración o ciudadanía no es relevante para establecer residencia en [un] distrito, y preguntar sobre dicha condición en el contexto de establecer la residencia es innecesario y puede tener un efecto desalentador sobre la inscripción de estudiantes”. Los distritos deben establecer pautas claras, reexaminar sus políticas y formularios de inscripción, y capacitar al personal sobre los requisitos de inscripción. La página 27 de la LAUSD Education and Immigration Resource Guide (Guía de recursos de educación e inmigración del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, LAUSD) es un ejemplo excelente de procedimientos claros de inscripción para un distrito escolar.

Para cumplir con la Family Educational Rights and Privacy Act (Ley de Derechos Educativos y de Privacidad de las Familias, FERPA), los distritos escolares en general tienen que mantener la privacidad de los expedientes escolares, pero tienen que compartirlos cuando haya una orden de registro judicial válida. No obstante, los distritos escolares pueden compartir la información del directorio escolar sin necesidad de consentimiento, lo cual incluye el “nombre, dirección, número de teléfono y fecha y lugar de nacimiento del estudiante. Un distrito puede determinar qué detalles incluir en los directorios estudiantiles, y también darles la oportunidad a los padres para que no permitan la publicación de sus datos personales.

Las actividades de las agencias de inmigración en el predio escolar pueden interferir con el derecho de un estudiante a una educación, conforme a Plyler v. Doe. Si los estudiantes tienen miedo de asistir a clase, el efecto “desalentador” que ocurre puede dar lugar a una violación de los derechos constitucionales del estudiante. La política actual del U.S. Department of Homeland Security (Departamento de Seguridad Interior de EE.UU.) limita las actividades de cumplimiento de las leyes de inmigración en “lugares sensibles”, como escuelas, paradas de autobuses escolares, centros médicos, lugares de culto, ceremonias civiles o religiosas y manifestaciones públicas. El U.S. Department of Education (Departamento de Educación de EE.UU.) ha publicado una hoja informativa sobre lugares seguros para las familias y el personal escolar. Esta es una política interna adoptada inicialmente en 2011 y reafirmada desde entonces por la administración actual.  No obstante, como es una política interna, no es obligatorio y puede cambiar en cualquier momento. Los distritos deberían tener un procedimiento claro para el caso de que los agentes de inmigración traten de ingresar en un sitio o solicitar expedientes de los estudiantes. (Se puede encontrar una plantilla de muestra en esta publicación de la California Charter School Association (Asociación de Escuelas Chárter de California) y la Stanford Law School (Facultad de Derecho de Stanford).)

Acceso a la educación superior y seguridad en el recinto universitario para estudiantes inmigrantes

Los estados tienen distintas políticas sobre la admisión e inscripción de estudiantes indocumentados en instituciones públicas de educación superior, y muchas universidades privadas tienen sus propias reglas. Por lo menos 21 estados cobran una matrícula preferencial a los estudiantes indocumentados como si fueran residentes del estado. El National Immigration Law Center (NILC) ha hecho un mapa de los mismos.

Muchos estudiantes indocumentados han navegado exitosamente su educación superior y han compartido sus historias. Los “recursos para estudiantes indocumentados” de la California State University (Universidad Estatal de California) brindan un excelente ejemplo de cómo brindar acceso a información y recursos para estudiantes indocumentados.

Las universidades han adoptado políticas y procedimientos en todo el país para garantizar la seguridad de los estudiantes inmigrantes. Algunas escuelas han establecido “Centros para Dreamers” con el objeto de brindar apoyo especializado a estudiantes indocumentados, y muchos también tienen organizaciones activas de respaldo estudiantil.

Becas disponibles para estudiantes indocumentados

Los estudiantes universitarios indocumentados no pueden recibir ayuda económica federal, pero algunos estados brindan ayuda económica y préstamos, y algunas escuelas privadas usan ayuda institucional para brindar soporte a estudiantes indocumentados. También hay muchas becas privadas disponibles para estudiantes indocumentados. A continuación se mencionan algunos sitios web que tienen listas de becas que pueden ser solicitadas por estudiantes indocumentados. Los educadores deberían familiarizarse con estos recursos para poder ayudar a los estudiantes que quieren ir a la universidad con el financiamiento de sus estudios.

Ayudar a los padres y cuidadores a prepararse para una detención

Las escuelas pueden ayudar a las familias a prepararse para todas las situaciones proporcionando información, plantillas y acceso a recursos para elaborar un plan en caso de detención o deportación.

Las familias deberían estar preparadas y tener un plan para el cuidado de sus hijos en caso de detención, identificando a un cuidador alternativo, reuniendo documentos importantes y actualizando la información sobre los contactos de emergencia en la escuela. El Immigrant Legal Resource Center (ILRC) ha elaborado un “Plan de preparación familiar” integral y un seminario web complementario para poder explicar las opciones familiares.

Encuentra más materiales y recursos en pasos para preparar a su familia.

Como se reseña en este documento de la Children’s Partnership (Alianza de Niños) y el California Immigrant Policy Center (Centro de Política de Inmigración de California), la salud mental de los menores es afectada por el entorno actual de mayor actividad de control de inmigración y el miedo de que les toque a ellos. Las escuelas pueden brindar apoyo ofreciendo a las familias una remisión con especialistas y terapeutas de salud mental.

Las escuelas deberían establecer protocolos para garantizar la seguridad de un estudiante que está en la escuela cuando su padre o guardiá es detenido por los agentes de inmigración, la escuela no se puede comunicar con el contacto de emergencia y/o no hay nadie disponible para transportar al estudiante a su casa o escuela. Todo el personal escolar y las familias deberían tener comprender claramente el proceso.

Muchas organizaciones comunitarias y de inmigración hacen presentaciones sobre “Conozca sus derechos” en las escuelas sin cargo. Las escuelas también pueden usar el juego de herramientas del ILRC para brindar información general a las familias. Las familias conocen y confían en sus escuelas locales y en los empleados escolares. Por eso, al organizar una presentación, las escuelas pueden ayudar a que las familias estén preparadas para cualquier eventualidad. Para obtener información o aclarar preguntas específicas de inmigración, es importante remitir a las familias a abogados de inmigración o un representante acreditado del Departamento de Justicia (DOJ).

Ayudar a los estudiantes a encontrar un abogado

Los educadores, y en particular los maestros de clase, son fuentes de información de confianza para los estudiantes y sus familias. Los educadores pueden estar preparados para remitir a los estudiantes y sus padres a asesores legales legítimos, gratuitos o de bajo costo. Es importante que los educadores remarquen la importancia de que las familias obtengan asesoramiento legal de un abogado de inmigración o representante autorizado del DOJ, y que es posible obtener asesoramiento legal gratis en todo el país de una variedad de fuentes.